Elemento intuitivo es vital en el negocio del arte

Galería GBG es un territorio donde se respira reflexión, adaptación, atrevimiento y, en términos más espirituales, fe. Gabriela Benaím y Mario Matos, líderes de esta “ventana del arte” en Venezuela, son quienes cada día se arriesgan a seguir soñando y apuestan por la propuesta local sin dejar de explorar otros territorios, pero fieles a la creencia de que el arte puede trascender y superar los muros de una galería y ser parte del imaginario urbano.

Gabriela Benaím. Galería GBG.

Sobre lo atractivo o rentable que pudiera ser el mercado del arte en estos momentos, tanto Benaím como Matos, señalan que las herramientas y plataformas tecnológicas que hoy existen permiten la libertad de generar muestras que tienen un corte institucional.

Benaím señala que “en Venezuela hay tanto talento y artistas, que siempre van a ser una tremenda inversión, porque además no han parado sus procesos creativos; al contrario, aquí están saliendo y surgiendo cosas interesantes a partir de lo que está sucediendo. Hay un camino cuesta arriba, dadas las circunstancias actuales, pero es tanta la calidad de los buenos artistas que creo que el arte siempre va ser una buena inversión”, apunta.

Mario Matos. Galería GBG.

En esa línea, GBG cuida que los interesados en invertir en arte se acerquen en un primer momento desde las sensaciones y la emoción. “Hay varios modelos de inversión. Hay inversiones en grandes maestros, y otras que son a más largo plazo de jóvenes artistas. Sin embargo, lo primero que recomendamos al comprador es que sienta la obra, tratamos inclusive de llevarlos a conocer los talleres para que conozcan a los artistas, y tengan un contacto más directo y sensible con el trabajo y su autor”.

En cuanto a los artistas, intentan que sean fieles a su propuesta. “Tratamos de apoyarlos a nivel de promoción e internacionalización de su obra. Los ayudamos a que saquen publicaciones y expongan en otras partes, que participen en ferias internacionales, festivales, y de esa manera se garantiza la carrera.

Por supuesto, también es importante el compromiso con su propia investigación con la capacidad de análisis de sus elementos, con el trabajo diario de taller, lo cual debe ir ligado a su calidad humana”.

Tanto Gabriela Benaím como Mario Matos, coinciden en que el aspecto intuitivo en el negocio del arte es vital. “Por supuesto, nuestros gustos son diversos, aunque nos complementamos. Creo que es muy subjetivo y más intuitivo. Y es tan importante que vendes lo que tu instinto te dice puede ser un buena inversión”.

Por Humberto Luque Mendoza