Salón Jóvenes con FIA 2019, El nomadismo en un mundo que se transforma

La 22ª Edición del Salón Jóvenes con FIA 2019, que hasta finales del mes de noviembre ocupó los espacios de la Sala Magis de Arte Contemporáneo del Centro Cultural “Padre Carlos Guillermo’: de la Universidad Católica Andrés Bello, tuvo como objetivo mostrar obras inmersas en los conflictos de un mundo que no para de transformarse.

Así lo explicó el curador Humberto Valdivieso quien destacó que “lo aleatorio y polivalente dominan el paisaje real-virtual de las últimas dos décadas, y la estructura de la realidad tiende a actualizarse en la dinámica cambiante de las ciudades, en el intercambio infinito de las redes sociales, y en los registros íntimos que elaboran los nómadas contemporáneos en su transitar por el espacio y el tiempo a través de diarios y apuntes personales, libretas de bocetos y colecciones”.

“En este contexto la creatividad, presionada por las tecnologías emergentes y las crisis globales, está volcada al diseño de identidades provisionales (avatares), mapas variables (redes), mundos efímeros (ficciones de la vida diaria) y registros de la experiencia (colecciones)”, afirmó Valdivieso. De igual forma, señaló que los nómadas del siglo XXI, como lo entienden los filósofos Deleuze y Guattari, son movimientos y no tienen puntos, trayectos, tierra o espacios determinados, por lo que no deben confundirse con el migrante, pues este va fundamentalmente de un punto a otro.

Es por ello que su propuesta curatorial estuvo orientada a mostrar lo “inherente a esa condición disruptiva de la contemporaneidad: ser nómada es habitar la movilidad del presente”.

Valdivieso destacó que el Salón en sí mismo estuvo planteado como una experiencia nómada, y de ahí que la curaduría declarase sin reservas el sesgo que tuvo lo híbrido, lo transdisciplinario, lo desacralizado y el desarraigo.

También resaltó, a propósito de la muestra, la idea era evitar la contemplación. “El arte no estará definido por formatos, géneros o productos sino por los procesos creativos asociados a la vida contemporánea en el contexto global. En alianza con el museógrafo Agustín Villasana, el trabajo curatorial buscó privilegiar lo instalativo en tanto experiencia y a exponer el proceso hasta donde fuera posible”.

Talentos galardonados

Presentado por la Feria Iberoamericana de Arte (FIA) y la UCAB, con el patrocinio de Suelopetrol y D’Museo, el Salón Jóvenes con FIA 2019 reunió las propuestas de estos 21 artistas emergentes venezolanos en torno al tema del nomadismo y la condición disruptiva de la contemporaneidad, junto a una selección de obras de cuatro artistas en calidad de invitados, fuera de concurso. El jurado estuvo integrado por Johana Pérez Daza, Lorena Rojas Parma y Dianora Pérez quienes otorgaron el galardón a Sebastián Llavera por su obra Dispositivos para trayectorias no lineales, una instalación conformada por mapas y cianotipias, cajones de madera y Artivive (App de realidad aumentada).

El Segundo Premio fue para Génesis Alayón por su obra Patrones de recorrido; y el Tercer Premio fue para Renzo Rivera por su obra Ouitfit, Necesario fit; mientras que las Menciones Honoríficas fueron otorgadas a Eva Agüero por su obra Polímeros en estivación, a Rafael Arteaga por Demotropismo; a Jesús Briceño Reyes por Nomadfoot-age; a Gala Garrido por Apuntes sobre el hastío, a Eric Mejicano por El fracaso es huérfano y a Mara Perico por su obra El cuerpo aflora.

 

ARTEFACTO vitrina de talentos

La revista ARTEFACTO Internacional no es sólo una publicación para hablar sobre el arte y su cada vez mayor impacto en la sociedad. Es además una vitrina que, cada día y paso a paso, se ha convertido en un espacio para dar a conocer y promover el talento venezolano.

Prueba de ello es el artista Renzo Rivera, ganador del Tercer Premio durante la reciente edición del Salón Jóvenes con FIA por su obra Ouitfit, Necesario fit.

Durante un diálogo que sostuvimos, a propósito de la entrega anterior de la revista, este joven pero experimentado artista carabobeño se describía como un personaje silente y meditativo, pero sobre todo paciente y trabajador, no solo en el ámbito artístico donde se ha desenvuelto desde temprana edad a través de la instalación de dibujos y pinturas, sino  en  cada  faceta de su vida.

Al referirse a sus inicios expresaba cómo se descubrió en el ejercicio apropiacionista (sin saberlo) de un infante frenético ante la caricatura popular y al confrontar el papel con un lápiz de grafito se dio cuenta que el acto y el atrevimiento de recrear lo que existe y está latente en nuestra memoria histórica y cultural sería aquello que lo impulsaría a entrar lleno de pasión a este ámbito artístico.

Rivera describía su trabajo como una propuesta constante en la que plantea “reflexiones sobre la identidad como un constructo cultural”.

Sobre su percepción con respecto al arte, señalaba que lo ve “como una filosofía de vida cuando se asume como trabajo, carrera profesional, inversión o pasatiempo, porque relacionarse en este hecho humano te nutre de muchas cosas, sobre todo a quienes la curiosidad y el interés les mantiene en el medio, ya que, paulatinamente, en la medida que inviertes tiempo en arte, la forma de ver la vida cambia”.

 

 

 

 

 

Por Humberto Luque Mendoza